PROGRAMA DE GOBIERNO

"Reconstrucción Espiritual"

El espíritu humano se encuentra en la base de la realidad que vemos y creamos. Todo lo demás debe construirse sobre cimientos espirituales, en los cuales radica la energía y la creatividad. La nación costarricense está triste, siente miedo, pesimismo, carece de confianza en sí misma. Es necesario recuperar la fe, la esperanza y el amor, pues estos constituyen la esencia de la motivación que activa la voluntad. Es necesario realizar campañas, en los medios de comunicación y en las redes sociales, que nos hagan conscientes de los logros como nación, nos permitan estar gozosos por las bellezas naturales que nos rodean y,  por el respeto y el reconocimiento que tiene Costa Rica en la comunidad internacional. La complejidad creciente y los enormes retos que afronta la humanidad, no pueden ser acometidos con la misma mente que ayudó a crear los problemas. 

Ing. Rolando Araya Monge

Se requiere de un espíritu elevado para afrontar el reto de la libertad. Es un reto que tenemos ante el crecimiento de la inteligencia artificial. Acompañamos a las numerosas corrientes de pensamiento cuando afirman que, la energía femenina tendrá un mayor predominio, en la civilización que dote al ser humano de las facultades, para salir airosos ante colosales desafíos. Los valores que anidan en el alma de la mujer como la intuición, la ternura, la maternidad, la paz, la integridad, la visión holística y otras virtudes, serán vitales para impulsar a la nueva persona que, se necesita para continuar el camino hacia el ser humano libre y feliz.

"Reconstrucción Moral"

La corrupción es un fenómeno social que cuando existe abarca prácticamente a todo el conglomerado social. Cuando un cuerpo tiene fiebre, esta se manifiesta en cada parte. La lucha contra la corrupción consiste en el desarrollo de virtudes sociales que no pueden ser sustituidas por las leyes y la represión. Sin embargo, el pueblo se ha visto bombardeado por noticias negativas y, otras que constata como hechos vergonzosos, producto del predominio de la codicia. Percibe al aparato institucional en un estado de descomposición que lo conduce a sentir repudio por la política.  Los partidos, los sindicatos, las empresas, las municipalidades, el Gobierno y la mayor parte de las instituciones descentralizadas están estigmatizadas por una total pérdida de confianza. Recuperarla es esencial.

 Por eso, el dilema del momento es más moral que ideológico. Solo pueden ir a la función pública ciudadanos que no tengan cuestionamientos. La prevención de los actos de corrupción cuenta con potentes herramientas tecnológicas que permiten absoluta transparencia en todos los actos públicos. El sistema de contratación administrativa deberá migrar hacia el predominio de la llamada subasta inversa con la cual se ha reducido la corrupción en muchos países.                           

"Reconstrucción Emocional"

El pueblo de Costa Rica es reconocido como un pueblo alegre, servicial, amable, creativo. La expresión Pura Vida, por la cual se nos identifica en muchas partes del mundo, es la manifestación más visible de estos rasgos. Casi nadie asocia la alegría con los fenómenos económicos y sociales. Sin embargo, la vitalidad social, asociada a la alegría, es un componente básico de la eficiencia económica y de la calidad de los servicios. Es visible la desmotivación que sufren miles de trabajadores, públicos y privados, así como los empresarios y los educadores.  Otras naciones hacen esfuerzos por ubicar la felicidad como el objetivo principal para alcanzar la plenitud del orden social.

 Costa Rica califica muy alto, en las mediciones que llevan a cabo entidades y organismos internacionales, pero ante la crisis, es visible el deterioro emocional. La recuperación de la alegría como base emocional del quehacer humano, tiene un efecto potente en la solución de los graves problemas que componen la crisis actual.

"Reconstrucción Social"

Pese a la sustancial porción del gasto público destinada a cuestiones sociales y el combate por reducir la pobreza, Costa Rica presenta ahora un cuadro agravado por el desempleo y el aletargamiento económico. Originado en los efectos de la pandemia por el Covid 19, medio millón de costarricenses han perdido su empleo que se suma a un 12% de desempleo estructural que venían mostrando las cifras en los años anteriores. La reactivación económica es esencial tanto para recuperar las plazas de trabajo perdida como también para mejorar los ingresos fiscales. Ningún otro aspecto de una estrategia nacional de acometimiento de la crisis supera este objetivo. Y no solo debe contar el salvamento de empresas que han cerrado o están al borde de la quiebra, sino también un fuerte y decidido impulso al emprendedurismo. 

Las nuevas tecnologías de la disrupción llamada Cuarta Revolución Industrial presagian el fin de la gran empresa y del gran Estado. Esto será sustituido por millones de pequeñas empresas. Fomentar la creatividad, respaldar todas las nuevas iniciativas, fortalecer el concepto de incubadoras de empresas (que gocen de exención de impuestos, patentes y cargas sociales), premiar la creatividad y otros, son ejemplos de ideas que ayuden a fomentar el nuevo escenario. De igual manera, debe ponerse en marcha un programa masivo de construcción de viviendas, basadas en tecnologías que permitan bajar los costos y subir la calidad de las construcciones. Construir en armonía con la naturaleza y con las facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, especialmente, la energía solar. La concentración de los ingresos y la riqueza en pocas manos solo puede conducir a conflicto social. Esa desigualdad no solo revela una sociedad injusta sino también ineficiente. El abandono de las políticas de ayuda a los agricultores y la ausencia de crédito bancario para esta actividad ha tenido resultados desastrosos en el campo social y en acabar con la sociedad igualitaria que habíamos podido construir al cabo de la historia.

"Reconstrucción Educativa"

Pese a que la era del conocimiento trajo consigo el acceso fácil a la información de todo tipo, la educación sigue centrada en la transmisión y enseñanza de contenidos y en sistemas de evaluación que están muy desactualizados. El sistema obsoleto desmotiva a los educadores, a los niños y estudiantes y hasta los padres de familia. Desde hace años, las mediciones hechas establecían que un joven de 18 años habría aprendido en el aula solo el 10% de todo lo que sabe. Eso debe ser más dramático en este momento. La nueva educación debe privilegiar el desarrollo de la inteligencia como parte de la destreza para acceder al uso de facultades mentales. Existe mayor habilidad y potencia mental que subyacen en la inmensa mayoría de los seres humanos.  

Si se enseña a un niño a amar el estudio y la lectura, se le puede dejar solo que vaya aprendiendo con maestros que hacen más un papel de guías. El aprendizaje debe ponerse por encima de la enseñanza. La investigación reforzará los nuevos objetivos. Estos cambios pasan primero por lograr un consenso con los educadores y el inicio de vastos programas de capacitación para dar los primeros pasos en el desarrollo de la enseñanza del arte de vivir y sobre cómo lograr el máximo potencial humano. El aprendizaje de técnicas psicológicas, mentales y espirituales deberá ocupar un lugar preferente en la nueva educación. La escuela deberá compartir con el hogar, el parque, el campo de deportes y un vasto menú de espacios educativos. Vivir es aprender, educarse. El sentido de la vida es crecer hasta alcanzar la mayor perfección, es darnos cuenta que no hay un objetivo más elevado que escalar la cima de nuestro propio espíritu. Todo esto pasa por soñar con un nuevo sistema educativo. 

"Reconstrucción Económica"

Costa Rica es un país muy rico que contrasta con la pobreza y las carencias en buena parte de la población. Esto es producto de ideas equivocadas tanto en el plano político como el económico. Muchas figuras con poder político carecen de conocimiento económico y, a la vez, toman decisiones basadas en opiniones de economistas que carecen de conocimiento político. El resultado ha sido muy negativo en los últimos tiempos. Costa Rica tuvo un ascenso notorio en las décadas que siguieron a la Revolución de 1948. Eso se empezó a detener desde hace unos treinta años. Y la crisis actual no podrá ser acometida simplemente con ideas macroeconómicas que marginen el reconocimiento de la existencia de grandes riquezas naturales. 

Estas riquezas aunadas a una favorable ubicación geográfica pueden ofrecer grandes perspectivas. Los problemas económicos han disparado una conflictividad política y social muy peligrosa que debe ser atacada de inmediato. Nuestras bellezas naturales, nuestra rica biodiversidad y la existencia de grandes reservas naturales y, yacimientos con riquezas minerales ofrecen enormes posibilidades. Simpatizamos con el llamado modelo noruego que, ha logrado una enorme riqueza que se maneja en fondos que perpetuarán la abundancia de su pueblo, al lado de un estricto control ambiental que ubica a ese país en el primer lugar en el mundo en el acometimiento del cambio climático y la lucha ambiental en general. Combinar la existencia de nuestras riquezas con la posibilidad de titularizar un pequeño porcentaje daría recursos para una gran transformación social que, a la vez que refuerza los sistemas de pensiones, que pone recursos para un ambicioso programa de emprendedurismo y que inicie un programa para reconocer las labores domésticas como trabajo pagado. Planteamos igualmente, la idea de que estas riquezas no puedan ser concesionadas a intereses privados, ni locales ni extranjeros, salvo en la operación extractiva a costo fijo. Tampoco será como Caja Chica del fisco. Deberá ser solamente para beneficio exclusivo del pueblo de Costa Rica. Los montos que se inyectarían a la economía por esta vía harán crecer la economía a ritmos elevados, con lo cual podríamos pasar a ser un país de altos ingresos en una década. La crisis fiscal no tiene razón de ser. Planteamos ideas que busquen acabar con la evasión fiscal, pero no estamos de acuerdo con nuevos impuestos. El déficit del Gobierno Central y el endeudamiento público debe ser un problema que concierna a todo el Estado costarricense y no solo al Gobierno. Las instituciones actúan y gastan sin control político y sin la obligación de rendir cuentas. Allí hay una enorme fuente de recursos que se ignoran en las discusiones. Es posible mitigar el problema de la deuda pública con la capitalización que se puede dar a la hora de valorar los activos y riquezas de varias instituciones. Vemos con interés la idea de que, parte de la deuda se pueda pagar a bancos e instituciones con las eventuales acciones de empresas públicas de alta solvencia. De igual manera, el planteamiento de una revolución agrícola para el desarrollo masivo de cultivos de palma de coyol para producir biodiesel y bioqueroseno (jet fuel), al lado de otro plan para la siembra de pejibaye como base de la producción de harina para concentrados animales podrá crear una nueva agricultura de alta productividad. Nuestra política energética así planteada logrará que este país pase a ser carbono neutral en poco tiempo y, a la vez, ser una potencia agrícola generadora de altos ingresos para los agricultores. De igual manera, planteamos la aspiración de hacer los cambios necesarios para que las tasas de interés puedan ser más favorables para la actividad productiva y puedan ser semejantes a los países con los cuales comerciamos y competimos. Y por último, promoveremos impulsos a que, en el campo de la infraestructura como el nuevo aeropuerto internacional en Orotina, la concesión de otros aeropuertos internacionales en Limón, Zona Sur y San Carlos. De igual manera, vemos con mucho interés la construcción de un Canal Seco para conectar con rapidez y eficiencia el transporte de contenedores entre los dos océanos.

"Reconstrucción Política"

La crisis económica no sería tan grave sino tuviéramos a la vez una crisis política que ha sumido al país en el desconcierto. Es producto de una gran confusión ideológica, la ausencia total de ideas eficaces y del predominio de concepciones propias de la segunda Revolución Industrial del siglo XX. La disrupción tecnológica que causó internet produjo un fenómeno político que no ha sido interpretado bien. Los nuevos cambios tecnológicos traen cambios políticos y económicos inexorables. El sistema político, como base de la toma de decisiones, afronta un gran reto que no se puede obviar. Llegó el momento de iniciar cambios. Es necesaria la concepción de un nuevo Estado que pueda ser más eficiente, pero que no pase por la entrega de las empresas estatales a intereses extranjeros. 

El Estado fue el motor del desarrollo en el siglo XX. Ahora es prácticamente el principal freno del desarrollo. La existencia de un triángulo de conflicto entre el Estado, los sindicatos y los empresarios debe convertirse en un triángulo de sinergia y cooperación. Las llamadas instituciones autónomas deben pasar a ser empresas, siempre en manos del Estado y los costarricenses, pero que sean empresas que actúen como tales buscando la optimización de la gestión económica. Planteamos, como parte de las soluciones al caos político el inicio de un verdadero diálogo sobre propuestas de cambio entre los distintos actores. Eso daría la posibilidad para que gigantescos fondos de pensiones y de los trabajadores, que se destinan a la compra de bonos y depósitos fuera del país, puedan ser usados para la creación paulatina de un nuevo Estado, donde haya una participación laboral y se abra la posibilidad para la inversión de ahorrantes costarricenses. Tenemos capacidad de hacer un gran cambio y, sin entrega de nuestro patrimonio institucional a intereses extranjeros. La transformación tecnológica y no la ideología traerá nuevos conceptos y posibilidades. La fuerza del Estado estará en su agilidad, en su eficacia para garantizar mayor abundancia económica, mayor igualdad y bienestar social, pero sin trabas burocráticas establecidas al tenor de concepciones que no pueden sobrevivir, como estamos viendo, los cambios inevitables de las nuevas tecnologías. El Estado del futuro será la comunidad misma y muchas de las tareas actuales serán llevadas a cabo por los propios usuarios, empleando potentes programas computacionales. Los grandes ideales de las relatos ideológicos que brotaron en el siglo XIX se pueden mantener, pero ya no se pueden llevar a cabo con las mismas herramientas ni las mismas concepciones sobre el Estado, la sociedad, la comunidad, los trabajadores y los empresarios. Se puede soñar con más justicia social, abundancia económica, igualdad, fraternidad, pero no necesariamente con el mismo sistema económico o institucional.

"Reconstrucción Tecnológica"

La humanidad ha cambiado más por cambios tecnológicos que por propuestas ideológicas. Desde la antigüedad, se registran cambios grandes promovidos por los cambios tecnológicos. El capitalismo es hijo del industrialismo que, a la vez, es hijo del motor de vapor y fue la imprenta la que trajo la “Reforma” en el campo religioso y no tanto las ideas. Internet y los otros avances trajeron el cuestionamiento a la democracia representativa y, tarde o temprano, impondrán formas de democracia directa.  El actual cuestionamiento al orden político, a los partidos y otras instituciones de la democracia son producto de la explosión de las comunicaciones que de las críticas a los actores. Costa Rica figura como un país de alto uso de las herramientas tecnológicas nuevas.

Estamos ante una nueva disrupción planteada por los teléfonos inteligentes, el internet de las cosas, la inteligencia artificial, las computadoras cuánticas, la tecnología 5G, las impresoras en tres dimensiones, la tecnología blockchain y las criptomonedas. El cambio es veloz y  potente. Es necesario abrir las puertas a todo lo que esto implica y aprovecharlo para la creación de nuevas empresas. Ahora no es necesario estar en Silicón Valley, o en Shanghái para ser actores. Numerosos profesionales llevan contabilidades y dan servicios desde Costa Rica a empresas de todo el mundo. Nuestra economía es una pequeña piscina al lado del gran océano de la economía mundial. La tecnología hace la conexión entre los dos mundos. Debemos preparar al país para al aprovechamiento máximo de estas posibilidades. En el mundo que nace, no es necesaria una gran empresa para ser competitivo. Diseñar nuestra estrategia económica basada en esta realidad nos dará grandes posibilidades para lograr la abundancia y el bienestar social.

"Reconstrucción de la Seguridad Ciudada"

La sociedad más segura no es aquella en la que todos los delincuentes están en la cárcel. Es aquella en que las cárceles están vacías como ocurre en los países nórdicos, Canadá y otros. Esto requiere concepciones muy distintas. Ciertamente, la condición social de esos países facilita las cosas. Y aún en países como Portugal, donde se aventaron a tratar el desafío de los drogas como una cuestión de salud y no como resultado de la represión del comercio, están teniendo resultados en el descenso de la criminalidad y el consumo de drogas. Lo primero que debemos tener es una situación ideal. Así tardemos cincuenta años o un siglo, debemos plantear el ideal de una sociedad totalmente segura donde nadie tenga necesidad de poner rejas.

Estamos ante una nueva disrupción planteada por los teléfonos inteligentes, el internet de las cosas, la inteligencia artificial, las computadoras cuánticas, la tecnología 5G, las impresoras en tres dimensiones, la tecnología blockchain y las criptomonedas. El cambio es veloz y  potente. Es necesario abrir las puertas a todo lo que esto implica y aprovecharlo para la creación de nuevas empresas. Ahora no es necesario estar en Silicón Valley, o en Shanghái para ser actores. Numerosos profesionales llevan contabilidades y dan servicios desde Costa Rica a empresas de todo el mundo. Nuestra economía es una pequeña piscina al lado del gran océano de la economía mundial. La tecnología hace la conexión entre los dos mundos. Debemos preparar al país para al aprovechamiento máximo de estas posibilidades. En el mundo que nace, no es necesaria una gran empresa para ser competitivo. Diseñar nuestra estrategia económica basada en esta realidad nos dará grandes posibilidades para lograr la abundancia y el bienestar social.

"Reconstrucción de la Salud Pública"

Los cambios tecnológicos promoverán también una transformación en el campo de la salud pública. Están apareciendo tecnologías que utilizan física cuántica, campos electromagnéticos y un resurgimiento de antiguas tradiciones como la hervorística, la acupuntura, la ayurveda y grandes innovaciones que enriquecen la medicina convencional, llamada alopática. Todas juntas suelen llamarse medicina integrativa. La actividad de los diagnósticos cuentan ya con una gran cantidad de herramientas que no se divulgan más pues existe una posición dogmática en las autoridades de salud de este país en torno a la defensa de mecanismos más convencionales. Pero todo es cuestión de tiempo. 

El campo de la prevención contará con herramientas como el uso de dispositivos que pueden medir signos vitales y hasta cambios químicos en el organismo, conectados en las prendas de vestir hasta el teléfono personal y el del médico que elijamos. Como producto de estos avances, sigue aumentando la esperanza de vida en todo el planeta. Avances menos importantes lograron duplicar virtualmente el dato de esperanza de vida en el siglo XX. En general, se habla de posibilidades reales de alcanzar pronto cifras de esperanza de vida cercanas a los 120 años. Y no es extraño, encontrar cifras mucho más audaces.  El uso de potentes computadoras facilitan los diagnósticos y cambiarán la consulta básica. Los pacientes pueden tener una vasta información usando estas herramientas y los médicos podrán partir de información mucho más vasta para hacer y completar los diagnósticos. Los servicios de salud no pueden quedar al margen de estos cambios. Se pronostica un descenso  de la medicina química, la que usa drogas y sustancias ajenas a la fisiología humana en el tratamiento de enfermedades. Se pronostican grandes avances en el tratamiento del cáncer, las enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades degenerativas causantes de la mayor parte de los males de salud física que aquejan a los seres humanos. La situación económica de la Caja Costarricense de Seguro Social se ve agravada por sistemas obsoletos y procedimientos analógicos que encarecen mucho la operación. Siguen las llamadas listas de espera y otros problemas que se han visto afectados por la actual pandemia. Hay grandes esperanzas en las nuevas tecnologías para bajar costos altos que resiente el aparato productivo del país. La revolución tecnológica en la medicina ofrece grandes esperanzas. Pero también proponemos para estudio la idea de internacionalizar los servicios de la Caja, tomando en cuenta de que hay muchos millones de personas en este continente que no gozan de seguros. El costo para el trabajador costarricense es mucho menor que el de otros países. Abrir la posibilidad para que ciudadanos de otros países puedan pagar las cuotas que se pagan aquí para gozar de servicios de salud podría ser una opción de grandes beneficios económicos para la Caja y grandes mejoras en los servicios para los costarricenses.